Tras mucho research por internet y sobretodo, con la experiencia al hombro de haber tenido éxitos y fracasos jugando como escapistas, os dejamos las que, para nosotros, son las principales claves para lograr salir victorioso en un juego de escape:


Observación

Lo más importante cuando se cierra la puerta detrás de ti, no es que intentes buscar a toda prisa la pista que te desvele todos los enigmas, lo más importante es observar y analizar todo lo que os rodea. La memoria fotográfica puede echaros un cable más adelante cuando os sintáis algo atascados en el juego.

No tengas miedo de perder el tiempo, será el tiempo mejor invertido. Tomaros un par de minutos y pasead por la habitación observando cada detalle, analizando por qué cada cosa ocupa el lugar que ocupa, normalmente, no es casual.

Comunicación

Es común, sobretodo en grupos de más de 2  o 3 personas, que la comunicación se pierda a lo largo del juego. Esto provoca situaciones en las que parte del equipo pierde el hilo lógico del juego, y como consecuencia pierde valor a la hora de resolver incógnitas.

Pistas que alguien descubre pero olvida comentar, realización de recuento de pistas y posibles resoluciones cada «x» tiempo, para encontrar posibles soluciones, comentar al resto del equipo todos aquello que se considere de interés, aunque de inicio parezca irrelevante …  dos cerebros piensan más que uno, ésta es la base del trabajo en equipo, y para que funcione … ¡comunicaros con el resto del equipo!

Trabajo en Equipo

Lo hemos mencionado anteriormente, y no vamos a dejar de repetirlo. Probablemente lo más importante es que el equipo esté coordinado y que se trabaje en grupo.

Lo bueno de ser varios, es que cada uno tiene su personalidad y puede aportar cosas diferentes. No siempre las pruebas son lógicas; la creatividad o el temple, son muy necesarios en los juegos de escape, así como la organización, la agilidad… lo bueno de los juegos de escape es que ponen a prueba muchas capacidades, y una solo persona no puede tenerlas todas.

Si el juego lo dirige alguien que está acostumbrado a liderar, y no permite que cada uno haga  aportaciones, es muy posible que el juego sea más lento y pueda acabar en fracaso. Hay que escuchar al resto y dejar que cada uno aplique sus habilidades y conocimientos.

Gestión del tiempo

Lo que hace que te suba la adrenalina es conseguir tu objetivo antes de que finalicen esos 60 minutos.

Todos aquellos que habéis jugado a éstos juegos de escape que tanto enganchan, sabéis que una hora da para mucho. Siempre hay momentos en los que los minutos parecen volar, y otros sin embargo en los que se hacen eternos. Se como fuere, es muy importante no dejarse dominar por la presión y realizar una buena gestión del tiempo a lo largo del juego.

Cuando el equipo se atasque…parad, juntaros todos. Haced recuento de pistas y elementos encontrados, que cada uno haga sus comentarios. Volved a inspeccionar la habitación y retomad el juego asignando tareas a cada uno. Siempre aparece información que habíais pasado por alto.

Si aún así seguís atascados… recurrid a vuestro game master, que podrá ayudaros a resolver esa pista que se os sigue resistiendo.

¡Disfrutad!

Que sí, que a todos nos gusta ganar. Ese subidón, esa satisfacción de haber conseguido tu meta… 🙂

Hemos visto a parejas y grupos saliendo de mal humor, o incluso discutiendo, por no haber podido finalizar el juego antes de los 60 minutos.

Los juegos de escape están diseñados para que no sea sencillos salir de ellos: conseguirlo depende de múltiples factores y no puedes controlarlos todos.

Aquí os hemos dejado unas cuentas claves que garantizarán parte del éxito, sin embargo, no olvidéis lo más importante de todo… ¡¡¡Pasarlo genial!!!